the saturdays

laroux
Hola. Hoy vamos a empezar con los discos nuevos de dos bandas que saben cómo hacer bailar a sus fans. En primer lugar, quiero referirme al grupo británico, integrado sólo por mujeres, llamado The Saturdays. Este quinteto acaba de editar su segundo disco, Wordshaker, luego de un álbum debut por demás auspicioso. Confieso que no están en mis ideales las bandas que suenan como Bandana, con esos tonos de voces afinados, pseudo bluseros, tan típicos de los certámenes de televisión. Pero Chasing Lights, su primer disco, fue una catarata de aire fresco y en el que se sentaron las bases de un buen pop, divertido pero con una dosis justa de dramatismo, típico de las niñas cantoras jóvenes, con todo el mundo por delante para poder exteriorizar glamour y diversión. El segundo disco es bastante flojo respecto de su antecesor, pero las Saturdays siguen ofreciendo un producto digno, bien bailable y radiofónicamente útil. Repito: me quedo con el primero, que todavía suena nuevo y vital. El segundo sólo para los que escucharon el primero. Las chicas deberían ir un paso más arriba de la fórmula que las hizo exitosas y que es sumamente copiada y utilizada en sendas obras. En Youtube.com se puede obtener buenos videos de las chicas cantado sólo con una guitarra acústica. Me parece que si se lanzan con un disco en esa tónica ganarían mucho, porque las Saturdays son cantantes buenas, una mejor que la otra. Habrá que ver que resuelven de ahora en más.

Otro grupo que sacó un disco hace poco también tiene protagonismo femenino. Se trata de una banda británica, al igual que las Saturdays, con una cantante muy personal. Es nada menos que La Roux, una banda muy sobrevalorada en la actualidad y cuyo disco debut fue muy bien recibido por críticos y público, al punto de quedar en la vereda intelectual o más zarpada respecto del último invento mediático musical que es Lady Gaga. Se trata de un disco parejo, bastante monocorde para mi gusto, en el que la producción se encarga de meter cositas raras en materia de sonido a musiquitas que con una guitarra sonarían a músicas sencillas de parroquia. Lo cierto es que es un disco redondo, con canciones por demás efectivas para fiestas, o caminatas veraniegas. Todo es luz y buena onda, y esos detalles que en otros artistas quedan súper políticamente correctos, en La Roux tienen un tufillo a reiterativo. Me hacen acordar a la gran Anie Lennox, sobre todo en sus dos primeros y excelentes discos solistas. También el tiempo dirá en este caso si el grupo se queda en esencia de sintetizador/bailable, con mucha referencia ochentona o intenta por otros caminos. Aunque, la verdad, a quien le interesa cambiar cuando la fórmula ya es un exitazo mundial.

 

supercake
Subscribite al Newsletter
e-mail