Los idiotas de siempre ante los gays de siempre

El debate sobre el matrimonio gay y la cuestión de la adopción de hijos por personas del mismo sexo sigue generando una reacción social, que si bien es parcializada y no es la mayoritaria, está demostrando cuanta ignorancia hay sobre este tema. Y que por más que lña ley salga, lo primero que hay que solucionar es el problema de la cabeza chata de mucha gente que sigue discriminando a lo loco, no sólo a los gays, sino a bolivianos, peruanos, chinos, etc etc. Si no comenzamos por lo simple y cotidiano, corremos el peligro que todo sea una solución mediática, o peor, que algunos políticos de mierda lleven más harina para sus molinos ya llenos de basura.
Por ejemplo, hace una semana, convocados por entidades religiosas y sociales, más de dos mil personas se concentraron en Mendoza para manifestarse contra el matrimonio entre personas de distinto sexo. Con carteles que decían "Todo niño tiene derecho a tener papá y mamá", "Salvemos la familia", "Matrimonio es fuente de vida", "La familia sí importa" y "Plan 2010, destrucción de la familia", los manifestantes expresaron su disconformidad con la aprobación del proyecto de reforma del Código Civil para habilitar el matrimonio entre las personas del mismo sexo.Y es sabido que en algunas provincias, como Tucumán, hay colegios privados que obligan a los alumnos a salir a manifestarse en contra de la “enfermedad gay”.
Sin ir más lejos, hubo una brutal editorial de la mierda de diario La Nación (lo digo por lo dificultoso que es leerlo por su tamaño no por las bestialidades que se escriben, jejeje) digna del recuadro: “No es para menos. Estudios norteamericanos a cargo de expertos en ciencias del comportamiento de la Universidad de Carolina del Sur llegaron a la conclusión de que los menores que viven y son criados por parejas homosexuales han padecido fuertes emociones, como miedo, inseguridad, ansiedad, aprehensión, vergüenza y enojo al tratar de esconder o negar la homosexualidad de los "padres, molestarse por recibir sobrenombres dolorosos y alteración de sus amistades".

Con estos pensamientos es oportuno decir que el debate sobre la cuestión gay es importante para salir de un letargo lamentable de siglos y siglos. Pero también de que no es bueno que haya una doble moral: salir a apoyar una ley para que después terminen por molestarte en el colegio. Pero bueno, lo importante es empezar…
supercake
Subscribite al Newsletter
e-mail