Una buena para las chicas: la primer ministro de Islandia se casó con una mujer.

Las chicas están como locas. Se quieren casar. Y entre ellas. Una muy buena noticia. Aquí, en la Argentina, en La Plata, en el Registro Civil de la capital bonaerense, dos mujeres se casaron y se convirtieron en el primer matrimonio gay de la provincia de Buenos Aires y el séptimo del país. “No es un tema de homosexualidad nada más. Es un reconocimiento a una lucha social que incluye a todos y que hasta hace poco era un sueño”, explicaba Carolina Pérez a la salida, entre familiares y amigos. Un rato antes había completado el trámite civil con Verónica Dessio, su pareja desde hace nueve años. Carolina (37), psicóloga, y Verónica (38), abogada, habían presentado un recurso de amparo en febrero y después de algunas semanas obtuvieron la autorización.
La onda es global. El amor lésbico está en cada punto del planeta. Y también, como era de suponer, llegó a las esferas del poder (que también tienen derecho a amar, que joder!!!). La primera ministra islandesa, Johanna Sigurdardottir, contrajo matrimonio con su compañera el pasado domingo, primer día de vigencia de la ley que permite las bodas entre personas del mismo sexo en el país nórdico. Según la televisión islandesa RUV, la dirigente se casó oficialmente con su compañera, Jonina Leosdottir, tras presentar una demanda para transformar su unión civil en un matrimonio. El principal medio islandés precisó que no hubo una ceremonia particular. El Parlamento islandés adoptó por unanimidad el 12 de junio la legalización del casamiento homosexual, una ley que comenzó a regir este domingo. Hasta ahora las parejas del mismo sexo podían unirse legalmente y beneficiar de los mismos derechos que las parejas heterosexuales, pero la unión no era una verdadera boda. Sigurdardottir, primera ministra desde febrero de 2009, es el primer jefe de gobierno islandés en declarar abiertamente su homosexualidad.


supercake
Subscribite al Newsletter
e-mail