Al final, el único final es la espera: siguen los argumentos

Muchos esperaban que la ley que aprobó Diputados hace un mes iba a ser respaldada por la Cámara de Senadores. Pero no fue así. Parece que en las provincias la temática gay es algo un poco más complejo de lo que sucede en la ciudad de Buenos Aires, considerada por la mayoría como una de las capitales gay friendly de América latina. La cosa promete más capítulo. Creo que más allá de cualquier negativa, la opción es no peder la fuerza para ir adelante con lo que uno cree. Si la ley sale sólo con la unión civil y queda de lado el casamiento y la adopción, bueno, el año que viene la cosa seguirá su curso. El tema es madurar. En las próximas elecciones uno deberá seguir a quien asegure estas cosas. Pero estos políticos todo lo ponen como blanco y negro, con el firme propósito de salir en los diarios. A tener cuidado con esto.

El proyecto de matrimonio gay, con media sanción de Diputados, no obtuvo el martes el respaldo esperado por los que responden al Gobierno y sólo alcanzó un dictamen de minoría en la comisión de Legislación General del Senado que apenas se extendió por 30 minutos. La mayoría, en cambio, la alcanzó otro despacho que rechazaba la iniciativa, por lo que ahora tendrá prioridad de tratamiento en la sesión del miércoles 14, fecha en la que el debate tendrá lugar en el recinto. Por otra parte, los mismos senadores que rechazaron la iniciativa aprobada en Diputados respaldaron otro dictamen que propone reemplazar lo votado en la Cámara baja por la figura de la Unión Civil.

Por Jualman


supercake
Subscribite al Newsletter
e-mail