Una buena inmersión en los comienzos del reggae: redescubriendo Jamaica.

Bueno, un poco de luz para estos días de violencia y muerte mediatizadas. Y si hablamos de luz, no puede faltar el reggae, ese ritmo que siempre es una buena compañía, como diría un joven Badía. El mercado local tomó inspiración cannábica con la edición de diez discos fundamentales del reggae jamaiquino, sí, la cuna de esta música inspirada y natural, playera y buena onda, que siempre levanta la esperanza hasta en los talleres clandestinos de ropa de Bajo Flores. La colección está presentada por el sello Universal junto con VH1, e incluye aquellos discos históricos de jamaica que penetraron en la cultura norteamericana dándole un poco más de swing a esos Rocks interminables que dominaban la escena musical yankie en plena psicodelia. Entre los discos que se pueden encontrar están “Can’t blame the Routh” del genial Peter Tosh y uno de los primeros discos en los que se escuchó la voz tan personal de Jimmy Cliff, “The harder they come”. Hay rarezas deliciosas: la edición de dos discos fundamentales de Burning Spear, uno de los que redefinieron el concepto de roots; la dulzura de Gregory Isaacs con un disco super edulcorante como “Night nurse”; y la felicidad rítmica de Toots & the Maytals, considerado como uno de los mejores discos del reggae fuera de Jamaica. Toda un delicia, para disfrutar con ese amigo del alma que se arma y se fuma en una noche de linda primavera, esperando ese calor que me haga chivar la camiseta.


supercake
Subscribite al Newsletter
e-mail